Boletín de Borredà
E-mail
Nombre
Apellido
País
Subscribirse
BOLETÍN
N.34 - Noviembre 10


BOLETÍN DE NOVIEMBRE

En Borredà se nos ha caído encima el invierno. Ahora si que estamos todos bien encovados, procurando que el frío nos afecte poco.

Las setas se acabaron de golpe, no por falta de lluvia, si no por el viento. El viento seca rápidamente la capa de sobre los bosques y las setas ya no salen. He aquí que el viento fue muy fuerte y duró.

Bien cerca nuestro ha caído nieve, sobre Queralt, en los Rasos de Peguera y en el Catlleràs. La hemos tenido cerca, y se ha hecho notar para sus fríos. Más leña hacia casa. Hay que calentarla.

Es un tiempo de poca actividad. El campo ya hace días se labró, y ya sale el trigo. Los rebaños poco pueden salir y comen el recogido durante el verano y otoño. En las casas van creciendo los pollos de la Navidad. Navidad que nos llegará pronto.

Iba a decir que la publicidad no nos recarga tanto, pero sí tenemos. Este día vi una nueva iniciativa publicitaria: en uno de los dos lados del paso "cebra" estaba la exposición de productos para vender. Los peatones teníamos que esquivar las ofertas.



EXCURSIONISMO
RUTAS DE LA WEB DEL ALT BERGUEDÀ
PEDRET Y EL RIO LLOBREGAT· 3,4 Kilometros · 1 horas

Esta ruta nos invita a vincular la iglesia de Pedret – una joya arquitectónica de la comarca- con los suyo entorno y, especialmente con su río, el Llobregat.

La iglesia de Sant Quirze es uno de los mejores ejemplares prerrománicos de Cataluña, documentada desde el 983. Su edificio debía ser levantado en la época de la conquista cristiana del país, y fue ampliado en el s X, con ábsides laterales que tienen planta de herradura y también arcos de herradura en sus aperturas, típicos de las construcciones mozárabes. Su presbiterio es truncado, y el conjunto de la obra tiene planta basilical. En época románica (s. XII) fueron reforzados los muros originales para poder cubrir con bóveda la nave central, se modificó una de las naves antiguas y construyó el portal nuevo con arquivoltas sobre columnas.


Església de Sant Quirze

Se conservan también dos decoraciones pictóricas sucesivas: la primitiva, con temas de un orante dentro de un círculo y un jinete armado de casco y lanza seguido de un peón y un perro y un clérigo barbudo que sostiene un libro, que responden a la época prerrománica, y una segunda, románica, con la composición de las vírgenes prudentes y las vírgenes locas y otros restos de escenificación, de una gran viveza de color, que ha dado a su autor el nombre de Maestro de Pedret.

Orant


Unas se conservan en el Museo de Arte de Cataluña y las demás en el Museo Diocesano de Solsona. La iglesia ha sido restaurada por el Servicio de Conservación de Monumentos de la Diputación de Barcelona.


El itinerario empieza en el puente de Pedret (525 m). Hace falta cruzarlo y tomar el viejo camino que sale hacia la derecha paralela al curso del río Llobregat, siguiendo el antiguo camino ral que pasa junto a las ruinas del viejo molino, muy cerca del puente. Después del molino, el camino empieza a ganar altura para ofrecernos unas cautivadoras e inesperadas vistas sobre el río. Hay que seguir este camino hasta llegar a una pista forestal, pasado el antiguo camino que se marcha arriba en dirección a Sant Pere de la Portella. La pista desemboca en un llano donde hay que cruzar una valla para salir a la antigua línea de ferrocarril del ferrocarril de Berga que sube paralela al río. Hay que seguir la antigua plataforma del tren remontando el valle. Se atraviesa un puente que nos lleva a la otra orilla del río y al cabo de un rato se reencuentra el puente de Pedret.


P
ont de Pedret

Una vez aquí, es imprescindible volver a cruzar el puente y subir el antiguo camino de la izquierda que lleva hasta la iglesia de Pedret y hacer la visita.

BORREDÀ
Texto extraído del libro BORREDÀ, editado por Ámbito de Investigaciones del Berguedà. Se publican algunas fotografías incorporadas a este texto, son a color y no forman parte del libro.
Situación en los siglos XIV y XV

El monasterio de Sta. Maria de Montbenet no debió poseer plenamente las masías de Torrents, Vila, Comelles y Vilar de la Parroquia de Sant Sadurní de Rotgers, ya que el año 1342 Guillem de Vilacorba y su mujer Beatriu de Manyans, señores de Maçanós, se venden al abad y al monasterio de Sant Pere de la Portella el dominio directo y franco que tenían sobre estas masías y los censos de medio cerdo, 1 sestercio de avena y 1 pollo de cada uno (11).

La situación de opresión que sufrían los campesinos del siglo XIII en manos de sus señores provocó la huida de muchos campesinos hacia la Catalunya Nova o hacia las ciudades o villas vecinas donde las cartas de poblamiento y de franquezas ofrecían mejores condiciones de vida y de libertad. Con el fin de evitar la pérdida del campesinado, los señores jurisdiccionales rebajaban los censos, pero también les recortaban la libertad en adscribirlos a la tierra y obligarlos a pagar una redención si querían abandonar la masía. El año 1329 Guillem de Vilacorba y su mujer Beatriu, señores de Maçanós y de Comià rebajaron el censo que pagaba Bartomeu de Soler de la parroquia de Sant Esteve de Comià, por una viña situada al pie del camino que va de la masía del Soler en la masía de Puigcercós; de la cuarta parte del vino que pagaba como censo, ahora sólo tiene que pagar 1/5 parte, pero el precio de la reducción es de 12 sueldos. Firman el documento los señores de Maçanós, su alcalde Berenguer de Llimós y el notario del Castillo y término de la Guardia de Ripoll (12). Los documentos también dejaban bien claro que los campesinos no podían abandonar la masía y acogerse a las franquezas que ofrecían los nuevos núcleos urbanos, ya antes de la Peste Negra y sobre todo después de ésta.

El monasterio de Montbenet, durante estos años, establece algunas masías en Rotgers; en 1341 la abadesa Cília establece a Bernat de Comamala de Palomera en la masía del Vilar, con la obligación de pagar los censos y de renunciar a las franquezas de ciudades, villas, burgos o castillos. La emprendedora abadesa Cília exigió a diversos campesinos de Rotgers que le reconocieran el señorío y le juraran homenaje; uno de éstos fue Bernat del Pujol que pagaba cada año 1 onza de pimienta por Navidad; también Bernat de Torrents, que tenía la alcaldía de Rotgers por nombramiento de la abadesa de Montbenet, se confesaba hijo de hombre y de mujer vuestro, es decir, hombre propio, quitis y solius de la masía de los Torrentes; igualmente en 1344, Arnau, hijo de Ramon Arnau de Rotgers, rendía homenaje a la abadesa, ya que su padre lo había hecho anteriormente en 1340 (13).

ELos efectos catastróficos de la peste aconsejaron a la nueva abadesa Brunissenda de Besora poner orden y obligaron los campesinos de Rotgers a renovarle el juramento; la documentación conservada sólo se hace resonancia del reconocimiento hecho por Bernat del Pujol el 15 de julio de 1354.

¿Las otras masías que el monasterio de Montbenet tenía en Rotgers, estaban abandonadas?. Seguro que no, pues el 1376 Bernat de Torrents, hijo de lo que fue alcalde del monasterio en Rotgers, reconocía ser campesino de redención de Montbenet y prometía obediencia y fidelidad a la abadesa Brunissenda, señora suya, a la cual hacía homenaje, y renunciaba también a las franquezas de otros lugares (15). Muchos campesinos, posiblemente no respondieron al llamamiento del monasterio con la clara intención de liberarse de su señorio.

La despoblación hizo que se reorganizaran las relaciones entre los campesinos que sobrevivieron y sus señores. Aprovechando el desbarajuste y huyendo de la peste, muchos campesinos abandonaron las masías y se refugiaron en las ciudades o buscaron nuevas tierras para poder vivir en condiciones más favorables. En el año 1368 el alcalde de la villa bagenca de Santpedor hacía llamamientos por toda Catalunya anunciando que los menestrales que quisieran ir a vivir disfrutarían de 20 años de exenciones fiscales y 10 los que no lo eran; lo mismo pasó en Vic y en muchas otras ciudades y villas. El rey Pere el Cerimoniós favoreció con múltiples privilegios ciudades y villas reales, (Berga, por ejemplo), con el fin de revitalizarlas y al mismo tiempo aumentar su población con gente que, legalmente o no, huía de las zonas rurales.

Los señores, acostumbrados al cobro de unas rentas importantes, se resistieron a perder su capacidad adquisitiva y utilizaron métodos violentos con el fin de no perder campesinos o de no cobrar las antiguas rentas, con la imposición de los llamados malos usos. El interés de los señores era muy claro: vincular y adscribir los campesinos a la tierra que trabajaban, aumentar los censos y cobrar a los supervivientes las rentas de las masías destartaladas que éstos habían incorporado.

Y es que los campesinos que consiguieron sobrevivir a la peste se apropiaron de las masías deshabitadas o destartaladas, las cuales trabajaban con la ayuda de jornaleros, sobre todo extranjeros, franceses y gascones, etc; así consiguieron alcanzar una posición económica nada despreciable y ampliar considerablemente las tierras de labranza. Estos inmigrantes franceses y gascones se integraron plenamente en las comunidades campesinas y urbanas; muchos se casaron con mujeres catalanas y se establecieron definitivamente aquí; así, Bernat Infant de la Vila de Sant Pau del obispado de Comenge -reino de França- el año 1428 reconocía que había recibido la cantidad de 14 libres barcelonesas en concepto de dote por su mujer (16).

El Monasterio de Ripoll también intentó reorganizar sus posesiones después de la peste, no sin dificultades y actitudes violentas para hacerlo. En el año 1353 la gente de Vic atacó, saqueó y asaltó la pabordia de Palau, centro de la administración de las tierras del monasterio en la plana de Vic. Por todas partes se multiplicaban las agresiones a delegados señoriales; las revueltas y las insubordinaciones eran siempre protagonizadas por campesinos propios, solius y afocats, es decir, hombres de redención adscritos a la tierra, sin posibilidad de abandonarla y, por lo tanto, sujetos a su señor jurisdiccional. Todos los historiadores coinciden en afirmar que la catástrofe de la Peste Negra fue el punto de partida de las reivindicaciones de la revuelta de remensa.

Desgraciadamente no tenemos documentación directa de los redenciones en Borredà. El problema redención existía a las baronías de Pinós y Mataplana (17), concretamente, en las parroquias vecinas de Sant Jaume de Frontanyà, Santa Cecília de Riutort, la Pobla de Lillet, Sant Vicenç de Rus y Santa Maria de Castellar de N'Hug, los redenciones de las cuales pagaron el año 1449 a su señor, el barón de Pinós y Mataplana, la cantidad de 3 florines de oro por fuego, con el fin de librarse de los malos usos (18).

Los descendientes de campesinos que el s.XIV dependían de sus señores, en el s.XVIII todavía son hombres propios, solius y afocats. En el s.XVIII se reconocen todavía, con esta condición: Joan Camprubí, amo de la masía del mismo nombre situado dentro del pueblo de Borredà, paga en el monasterio de Ripoll, además de los censos correspondientes a las tierras y masías, una cantidad en metálico por la reducción de los censos correspondientes a las tierras y masías, una cantidad en metálico por la reducción de los malos usos del Mas Vinyals, una masía destartalada que seguramente incorporó al Mas Camprubí después de la Peste Negra. Salvador Mas y su mujer Maria Casadejús se confiesan vasallos de la jurisdicción civil y hombres propios, solius y afocats del monasterio y reconocen que tienen las masías Casadejús y las masías deshabitadas y destruidas de Casadessús y Casajoana. Joan Vilardell y Joan Puig Campalans, entre otros, se confiesan vasallos y hombres propios, solius y afocats del monasterio de Ripoll (19).

Todos estos confesantes son, en el s.XVIII, los descendientes de aquéllos campesinos que sobrevivieron a la crisis bajo medieval, que se apropiaron de masías vecinas abandonadas por los campesinos que murieron o que huyeron y que después del conflicto de remensa pasaron a ser grandes propietarios y con una buena posición económica. La documentación del siglo XV nos informa de que los grandes propietarios de Borredà y de las zonas vecinas compraron masías y dehesas; en el año 1430 Joan de Campalans compraba una granja y una viña situada cerca de la masía Campalans, por el precio de 7 libres y reconocía el señorio de Ripoll sobre esta compra a Miquel de la Serra y a su mujer Blanca, propietarios de la masía de la Sierra de Sta. Maria de Borredà (20); en el 1445 Pere de Campalans, hijo de Joan Campalans, compraba la masía de Subirats del Vilar de Palmerola por el precio de 10 libres, masía que posteriormente fue vendida a la masía Sobirà de Borredà (21). Los propietarios de la masía Sobirà de Borredà también ampliaron su patrimonio. El año 1407 Guillem de Borredà Sobirà compraba a Jaume de la Picola de Vilada la granja de les Nogueres situada en la parroquia de Borredà por el precio de 100 sueldos (22).

Los Cirera de Rotgers compraron a los Campalans la masía Martinyans de la parroquia de Sant Jaume de Frontanyà, pero en el año 1457 Pere de Cirera reconocía la deuda de 20 florines a Miquela de Campalans (15 sueldos por florín es la equivalencia referenciada en el documento); para poder hacer efectivo el pago Pere Cirera solicitó un censal de 9 libras con una pensión anual de 9 sueldos al monasterio de Sant Jaume de Frontanyà (23).


PROPUESTA CULTURAL
Rutas culturales por el Berguedà

AGENDA DE ACTOS DEL BERGUEDÀ

25-27 de noviembre en BARCELONA: Posa el Berguedà al teu plat
27 de noviembre en BERGA: La Patum, patrimonio humanidad. Concierto de música
30 de noviembre en SAGÀS: Fiesta de sant Andreu
6 de diciembre en BAGÀ: Fira d’artesans i mostra gastronòmica
8 de diciembre en GIRONELLA: Feria de la Purísima


HOJA LA POPA
Por solicitud de algunos lectores, en cada boletín se incluirá una dirección electrónica para bajar e imprimir un archiivo con un ejemplar de la hoja. La Popa fue editada por Mn. Felip Pujols, párroco de Borredà, desde el año 1979 al 1982, en ella está una parte de la historia del pueblo.

La dirección del archivo para bajarla es:

http://www.butlleti.net/popa9/popa9.htm

Se puede imprimir con una impresora directamente.
Apartaments de can Pistola
Borredà

Per a veure informació sobre els apartaments i saber-ne
els preus, pulsi sobre la imatge del costat.

Per a a saber la disponibilitat i fer una reserva, pulsi:


Vida saludable

¿QUIERE RECIBIR GRATUITAMENTE EL BOLETÍN?

Si desea recibir mensualmente y gratuitamente nuestro Boletín, o quiere que otras personas lo reciban, puede dejarnos los datos:

 
E-mail
Nombre
Apellido

País

Subscribirse

www.servicont.com  


CROMA 5 -- Diseño de webs
Borredà Turisme
Butlletí de Borredà
Canpistola
Slud i Nutrició
Ajuntament de Borredà
butlleti.net
butlleti.net
teliad - el mercado para los enlaces de texto
butlletí.net
butlleti.net

 

Web diseñada per Croma 5 – Miquel Esteve