Boletín de Borredà
E-mail
Nombre
Apellido
País
Subscribirse
BOLETÍN
N.33 - Octubre 10


BOLETÍN DE OCTUBRE

Estamos en pleno otoño. Los productos de los huertos ya se han acabado de recoger. Quedan algunas frutas en que se van recogiendo. También es hora de preparar leña, para el invierno que se acerca.

El verano ha sido bien corto. Ha pasado a toda prisa. Ha llovido abundantemente, lo que ha favorecido los campos, los cultivos y los bosques.

Este otoño nos ha regalado unas buenas cosechas de níscalos y de setas. Un año generoso en setas. Evidentemente nos ha llevado a mucha gente a buscar, y todos han encontrado. Ahora todavía se encuentran fredolics, camagrocs y llanegues.

Llega la época en que Borredà se vuelve más quieto, por un lado ya no tenemos la compañía de las personas que les gusta estar en Borredà, y por el otro los que nos quedamos buscamos el abrigaño de la casa, el calor del fuego, para un mejor bienestar. Pasada la fiesta de Tots Sants será el inicio casi definitivo del invierno.



EXCURSIONISMO
RUTAS DE LA WEB DEL ALT BERGUEDÀ

DE QUERALT A ESPINALBET· 8 Kilometros · 2,5 horas

El entorno de Queralt ofrece algunas rutas de gran belleza, además de una variada flora y fauna. Es relativamente fácil ver el pito negro (picot negre), pico picapinos (picot garcer) y buitres, gracias en este último caso a la colonia que se ha establecido en el vecino municipio de Capolat. La ruta que se propone aquí toma el antiguo camino de Espinalbet y vuelve por el camino creado sobre el tubo que trae agua al Santuario de Queralt.

Tras la visita de rigor a la iglesia, el camino sigue las marcas del GR. Al cabo de 3 minutos, pasa por la Font del Bou, que debe su nombre a la simpática cabeza de buey que da la forma a la fuente. Poco después, el camino se desvía a la derecha para tomar el antiguo camino a Espinalbet. Mirando con atención, se pueden ver las paredes hechas para aguantar el camino e impedir su erosión. Antes de cruzar la cresta y perder de vista a Queralt, hay un mirador natural que ofrece una interesante perspectiva del santuario y sus bosques.


El camino flanquea por la cara norte y de repente empieza a perder altura. Parece que en algún momento el camino original se perdió porque más adelante habrá que volver a subir hasta recuperar la altura perdida. Los tramos de bajada -antes algo delicados- han sido arreglados recientemente con gran acierto y no suponen ningún problema. Al llegar abajo, justo antes de girar a la izquierda para subir el "camí de la fusta", un camino amplio utilizado para arrastrar los troncos hasta la carretera abajo, mirad entre los árboles a vuestra izquierda. Veréis unas paredes medio derruidas que enmarcan unos pequeños llanos de forma semicircular. Son plazas carboneras. Si miráis a vuestra derecha, veréis que las formas se repiten aunque quizás de forma menos clara. Hay libros que describen cómo se hacía el carbón y cómo era la vida de los carboneros. En la bibliografía se enumeran dos de ellos. El carbón vegetal era un producto básico de los hogares antes de que se generalizara el uso del carbón mineral y un ojo avezado aún puede ver las plazas en lugares de sombra, aprovechando lechos de torrente y pliegues en el terreno.



Espinalbet

Después de subir un tramo el "camí de la fusta", el camino gira hacia la derecha, llanea y luego baja hacia la Riera del Metge y la urbanización moderna, cruza la carretera de Rasos de Peguera y vuelve a emprender el camino antiguo hacia la iglesia. La iglesia no tiene nada destacable pero detrás se ve un llano elevado y unas paredes perimetrales. Aquí tuvo su castillo Guillem de Berguedà, uno de los grandes trobadores catalanes que escribió bellos versos de amor pero también mordaces sátiras de sus contemporáneos, lo cual le ganó muchas enemistades y finalmente fue la causa de su muerte.
Nuestra ruta deja el GR y gira a la izquierda. A 50 metros se ve la fuente. Su agua es muy apreciada y es común ver a gente cargando el coche con garrafas. La ruta continúa por esta calle, ahora con las marcas blancas de la marcha de resistencia Nuria-Queralt. Al cabo de unos 15 minutos, llegaréis al restaurante Els Roures.


Queralt

Desde Els Roures, cruzamos la carretera y tomamos un camino asfaltado al lado del camping que nos lleva de vuelta a la urbanización, siguiendo las marcas blancas con alguna amarilla. La ruta hace un giro a la derecha por una pista y enseguida toma un atajo para cruzar la riera, vuelve a encontrar la pista al otro lado e inicia la subida. Entramos en un bosque de pinos clareado y muy atractivo. Si ha llovido, bajará agua por los arroyos. Al final de la pista, hay una fuente, la Font del Perdigall. La ruta, ahora camino, sigue subiendo y busca una pared de roca. Veréis un hueco en la roca que puede servir de abrigo en caso de lluvia. En un collado, el camino se divide para luego encontrarse de nuevo un poco más adelante. Podéis seguir recto por donde van las marcas blancas o, quizás más interesante, podéis seguir las marcas amarillas que bajan a la izquierda y luego giran a la derecha. Veréis la entrada de un pequeño túnel; es por aquí que se hace pasar el tubo de agua para Queralt. El camino ahora va prácticamente llano, a veces más tapado por los árboles y otras veces con vistas más amplias, pero siempre muy atractivo. Cerca del final, el camino inicia un descenso pronunciado, salvando el desnivel con unas escaleras bien arregladas. El camino desemboca en la capilla de San Juan, muy cerca del arranque del GR. Para variar, podéis volver por los miradores en la cara sur, con unas vistas espectaculares de los campos y colinas del Baix Berguedà, con Montserrat y Sant Llorenç d'Obac en el fondo.

BORREDÀ
Texto extraído del libro BORREDÀ, editado por Ámbito de Investigaciones del Berguedà. Se publican algunas fotografías incorporadas a este texto, son a color y no forman parte del libro.
LA CRISIS BAJO MEDIEVAL (siglos XIV y XV)

La crisis demográfica del siglo XIV y sus repercusiones

A finales del primer tercio del siglo XIV comienza a debilitarse la prosperidad con que se había iniciado la centuria; el aumento progresivo de la población no fue acompañado del incremento proporcional de los alimentos, provocado por una falta de tierras y por unas condiciones climáticas adversas. El hambre apareció por toda Cataluña y los cronistas de la época llamaron el año 1333 «lo mal año primero», el inicio de un largo periodo de dificultades que se mostró pródigo en hambres, malas cosechas, plagas, pestes y mortalidad.

Todos estos estragos afectaron, intermitentemente, pero de forma inexorable, la población catalana junto con las guerras y la conflictividad social, hasta, casi, a mediados de siglo XV. Los terremotos serían generales en todo Catalunya; por ejemplo el año 1427 un terramoto derribó parte de la iglesia y monesterio de Sant Llorenç prop Bagà; el 1428 un nuevo movimiento sísmico hundió las bóvedas del monasterio de Ripoll y uno de los campanarios de la fachada; el claustro de Sant Pere de Camprodon; el campanario y la girola del monasterio de Sant Joan de les Abadesses y afectó a las poblaciones de Puigcerdà, de Olot, de Gerona, etc. No solamente se dañaron seriamente estructuras sólidas del grande románico catalán y centros urbanos importantes, sino que las masías, los puentes, los molinos y las pequeñas esglesias rurales padecieron también las consecuencias.

DDe todas estas calamidades, la mejor documentada y seguramente la que flageló más la población bajo medieval fue la Peste Negra del año 1348. Parece claro que afectó, sobre todo, a los núcleos urbanos donde la concentración de gente y las malas condiciones higiénicas favorecían el contagio, pero su incidencia también fue fuerte en las zonas rurales e interiores de Cataluña.
Al principio de julio de 1348 la peste había llegado a Vic y al prepirineo; concretamente,
en Bagà, los documentos la llaman la gran peste (1); de esta enfermedad murieron Guillem ça Rovira, abad de Sant Pere de la Portella, y gran parte de los monjes; por temor al contagio, su sucesor y los pocos monjes que allí quedaron abandonaron el monasterio (2). Pere Trebayla, prior de Sant Jaume de Frontanyà, también murió apestado (3). La documentación de la época se hace clara resonancia; según un códice solsonés: «Anno en nativit. Dni. MCCCXLVIII fuerunt infinitae mortalitates por universum mundum, non remansit tertia pars populi vivens in mundo» (4), es decir, murió uno tercera parte de la población del mundo -del mundo conocido desde Solsona se entiende- Los viejos pergaminos del monasterio de la Portella también son claros: «en tempore inmensium mortalitatem -1365- y en tempore mortalitatum generalium que viguerunt ultra modum in Berguitano anno 1348 et quasi por totum mundum» (1374) (5).
La peste lo trastornó todo: la gente abandonaba casas, pueblos y huía a parroquias vecinas donde, seguramente, la enfermedad les producía la muerte. Los señores feudales endurecían las condiciones hacia los campesinos para evitar que las sus tierras se despoblaran más; las autoridades urbanas mandaban cerrar las puertas de sus villas y ciudades para evitar los contagios y castigaban, con torturas y, incluso con la muerte, los fugitivos de otros lugares que intentaban entrar. La piedad popular floreció con manifestaciones nuevas: procesiones penitenciales, flagel•laciones, plegarias, promesas, etc.
El miedo y el pánico provocaron actitudes violentas y crueles; hacía falta buscar y encontrar unos culpables; éstos estarían en los centros urbanos, los judíos, un colectivo minoritario, bien diferenciado religiosamente, étnico y cultural y sobre todo totalmente desprotegido. Las matanzas de judíos se generalizaron en las juderías judías catalanas; son documentadas las de Barcelona, Lérida, Gerona, Cervera, Tàrrega, Tarragona y Solsona; se acusaba a los judíos de esparcir la enfermedad mediante venenos, envenenamiento de pozos, etc.
Las consecuencias de la Peste Negra, la mortalidad de niños de 1362, y la peste de 1371 que afectó a las personas por término medio edad (documentada en Bagà), junto con las que se ocurrieron los años 1381, 1396, 1410, 1429, 1439 y 1448 serían muy grandes.
Si tenemos en cuenta que murió casi un tercio de la población catalana, que antes de la peste la población era mayoritariamente campesina y que ésta es la característica del poblamiento de Borredà, podemos decir que la situación era catastrófica.
Muy seguro de que una gran parte del término se despobló directamente por los efectos de la peste (tenemos noticias contundentes de su presencia en Sant Jaume de Frontanyà y la baronía de la Portella), pero también por la huida de sus habitantes hacia otros lugares que parecían más seguros. Así, por ejemplo, la antigua villa rural de Vilaplana se despobló y posteriormente fue unida a la masía de Casamitjana (6). Los efectos de la peste se dejarían sentir también a los núcleos rurales de Comià, Boatella, Rotgers y Cirera. Probablemente, a causa de la peste, la iglesia de Sant Sadurní de Rotgers perdió la categoría de parroquia y pasó a ser, definitivamente, sufragánea de la parroquial de Borredà, bajo el servicio del mismo rector. El censo de 1365-70 contabiliza únicamente 18 fuegos en Borredà y 1 en la masía de la Pera, quiere decir que no había más de 90 personas (7). El año 1381 todavía estaban abandonadas las masías de Comalada, la Fuente, Terrada y Moreta de la parroquia de Sant Julià de Palomera (8) y, seguramente, muchas de Borredà.
Después de la Peste Negra los precios se dispararon, se doblaron, incluso triplicarse, y los señores
tuvieron que rebajar las partes que cobraban de los nuevos contratos de aparcería ante la falta de mano de obra (9); así, el abad Simó de Ponç (1349-1373) de Santa Maria de Serrateix tuvo que reconocer la situación a causa de la «pavorosa peste, y por la falta de gente a causa de muerte», y redujo los censos de algunas masías.
La situación en el campo durante los s.XIV y XV

La situació del pagès del segle XIII i començaments del s.XIV és molt diversa: petits propietaris lliures, tinents lliures sotmesos al pagament de cens, tinents subjectes a dependència personal, a pagar censos i fer serveis; pagesos adscrits a la terra, pagesos propis, solius i afocats, subjectes o no als mals usos. De tota aquesta àmplia gamma, Borredà en devia tenir un petit mostrari, però ben segur que hi predominaven els pagesos que eren homes propis, solius i afocats. Ho eren els avantpassats de la major part de les grans masies que avui encara perduren al terme municipal, com els Torrents de Rotgers, els Campalans, els Camprubí, els Casamitjana, els Vilardell (anteriorment Sala), etc. tot i que una minoria serien pagesos alouers, com els Boatella o els Cirera.
La situación del campesino del siglo XIII y comienzos del s.XIV es muy diversa: pequeños propietarios libres, tenientes libres sometidos al pago de censo, tenientes sujetos a dependencia personal, a pagar censos y hacer servicios; campesinos adscritos a la tierra, campesinos propios, solius y afocats, sujetos o no a los malos usos. De toda esta amplia gama, Borredà debió es un pequeño muestrario, pero bien seguro de que predominaban los campesinos que eran hombres propios, solius y afocats. Lo eran los antepasados de la mayor parte de las grandes masías que hoy todavía perduran al término municipal, como los Torrents de Rotgers, los Campalans, los Camprubí, los Casamitjana, los Vilardell (anteriormente Sala), etc. todo y que una minoría serían campesinos alouers, como los Boatella o los Cirera.
El aumento de la población de los siglos XII y XIII fomentó la división de las explotaciones agrícolas, a pesar de la existencia de la figura del heredero, fomentada sobre todo por el hecho que los señores, tanto los barones y monasterio de la Portella, como el de Ripoll, concedían nuevos establecimientos de dimensiones más reducidas.
En el siglo XIV es documentada la presencia en Rotgers del monasterio berguedà de Santa Maria de Montbenet y gracias a los documentos es posible de conocer un poco más la situación del campesinado en este tiempo. El 30 de agosto del año 1340 se reunieron en Berga, y ante la presencia de la abadesa Cília de Montbenet: Arnau Villa, Ramon Arnau, Guillem de Sorribes, Guillem del Vilar, Guillem de Torrent, Bernat del Pujol y Romero de Ecriam de la parroquia de Sant Sadurní de Rotgers, se declaraban hombres propios, quid, solius y naturales de la abadesa y del monasterio; prometieron, para ellos y para sus descendientes, pagar los censos, derechos, rendas, obligaciones, y no escoger nunca ningún otro señor, ni aceptar ninguna inmunidad o franqueza que cualquier ciudad, villa, burgo o castillo les ofreciera (10).

PROPUESTA CULTURAL
Rutas culturales por el Berguedà


Otoño: Época de setas



LOS NÍSCALOS

CONSEJOS PARA RECOGER SETAS
  • Debemos ser conscientes que el bosque es un ecosistema complejo y que nuestra actuación al recoger setas podría estropearlo si no tenemos precauciones, como no arar, remover, el bosque con ningún objeto.
  • Sólo deben recogerse las setas que conozcamos, evitando estropear las otras.
  • Hay que cortar las setas con un chuchillo, dejando en el suelo la parte del micelio, la parte subterránea.
  • Recoger sólo ejemplares sanos y enteros. Los viejos y estropeados debemos dejarlos en el bosque. Servirán para que nazcan otros o como alimento de otros seres vivos.
  • Para terminar, se debe recordar que el mejor buscador de setas no es el que recoge más, sino aquel que al salir del bosque no ha dejado ningún rastro de su visita al bosque.
  • Es necesario ir con calzado adecuado, ropa vieja, una cesta y un cuchillo.
  • Los miércoles o jueves les podremos acompañar al bosque, por la mañana o por la tarde, dependiendo del estado del tiempo.
 





REPORTATJE GRÁFICO DEL 2010






CARTELES

A continuación incluimos un enlace para el que lo desee pueda imprimir cartel de la

JORNADA BUSCAR NÍSCALOS” i “ESTANCIA BUSCAR NÍSCALOS”.

La dirección del archivo para poderlo bajar es:

http://www.butlleti.net/PDF/bolets1cast.pdf
http://www.butlleti.net/PDF/bolets2cast.pdf

Si es vol es pot imprimir amb una impressora directament.

 


AGENDA DE ACTOS DEL BERGUEDÀ

17 de octubre en Guardiola de Berguedà: Fiesta i Mercado del Bolet
24 de octubre en Cal Rosal: Fiesta del Bolet
31 de octubre en Gósol: Feria
31 de octubre en Saldes: Mercado artesanal
1 de noviembre en Guardiola de Berguedà: Feria
2 de noviembre en Bagà: Feria tradicional
6-7 de noviembre en Puig-Reig: Fiesta y Feria de Sant Martí





HOJA LA POPA
Por solicitud de algunos lectores, en cada boletín se incluirá una dirección electrónica para bajar e imprimir un archiivo con un ejemplar de la hoja. La Popa fue editada por Mn. Felip Pujols, párroco de Borredà, desde el año 1979 al 1982, en ella está una parte de la historia del pueblo.

La dirección del archivo para bajarla es:

http://www.butlleti.net/popa8/popa8.htm

Se puede imprimir con una impresora directamente.
Apartaments de can Pistola
Borredà

Per a veure informació sobre els apartaments i saber-ne
els preus, pulsi sobre la imatge del costat.

Per a a saber la disponibilitat i fer una reserva, pulsi:


Vida saludable

¿QUIERE RECIBIR GRATUITAMENTE EL BOLETÍN?

Si desea recibir mensualmente y gratuitamente nuestro Boletín, o quiere que otras personas lo reciban, puede dejarnos los datos:

 
E-mail
Nombre
Apellido

País

Subscribirse

www.servicont.com  


CROMA 5 -- Diseño de webs
Borredà Turisme
Butlletí de Borredà
Canpistola
Slud i Nutrició
Ajuntament de Borredà
butlleti.net
butlleti.net
teliad - el mercado para los enlaces de texto
butlletí.net
butlleti.net

 

Web diseñada per Croma 5 – Miquel Esteve